El Consorcio alcanza el equilibrio financiero tras años en negativo

El informe de gestión de la Institución revela que en las cuentas de 2019 se alcanzará un saldo positivo de 1,8 millones frente a los 105,4 millones de desequilibrio en 2016

La puesta en marcha del Plan de Saneamiento y Estabilidad desde julio de 2018 logra una mejora sustancial en los indicadores económicos

La deuda a proveedores se reduce un 93% y el periodo medio de pago baja a 21 días; la deuda Reindus disminuye un 24%; y los gastos financieros bajan casi un 60%, entre otros indicadores

Cádiz, 03 de marzo 2019

La Zona Franca de Cádiz ha mejorado sustancialmente su situación económico financiera desde julio de 2018. Así lo refleja un informe de gestión presentado hoy por la delegada del Estado, Victoria Rodríguez, durante la celebración de un Comité Ejecutivo. El informe describe la situación en la que se hallaba el Consorcio en julio de 2018 –mes en el que tomó posesión Victoria Rodríguez– y las medidas llevadas a cabo en las distintas áreas para mejorar la operatividad de la Institución y reconducir la situación económica.

Destaca el vuelco dado en el desequilibrio financiero que ha pasado de alcanzar un máximo histórico en 2016 con 105,4 millones de euros negativos a 4,2 millones negativos en 2018 y a 1,8 millones positivos previstos en el ejercicio 2019, pendiente aún de aprobación.

Otro de los componentes que más ha contribuido a la mejora de los resultados es la disminución de los gastos financieros en un 57,8 %, ya que han bajado en más de 6 millones de euros desde 2015,  pasando de 10,9 millones en 2015 a 4,6 millones previstos en 2019. Esta reducción afecta directamente al patrimonio neto que, tras tres años consecutivos en negativo (de 2013 a 2016, cuando alcanzó -16,8 millones) alcanza los 60,9 millones de euros positivos  en 2018, cifra que se prevé que ascienda a 77,6 millones en las cuentas de 2019.

Uno de los principales datos negativos heredados de la gestión anterior era el altísimo nivel de endeudamiento por ayudas Reindus, que ascendía en junio de 2018 105,6 millones. Como resultado de las medidas puestas en marcha esta cifra disminuye un 24%, cayendo en más de 25 millones en la previsión del ejercicio 2019 que la sitúa en 80,2 millones de euros.

Quizás el dato financiero que más reflejo ha tenido en el tejido socioeconómico gaditano ha sido el descenso de la deuda a proveedores en un 93% y del periodo para realizar dicho pago; así, se ha pasado de 5,7 millones de deuda a proveedores en 2016 a 0,6 millones en 2018, que bajan a 0,4 en las cuentas previstas para 2019. Este descenso ha ido parejo a la reducción también del periodo medio de pago, que baja de 72 días en 2016 a 21 días en 2019, situándose por debajo del máximo fijado por la Ley 15/2010 “Medidas de lucha contra la morosidad” que es de 30 días.

Esta radiografía de la situación financiera revela, por tanto, que el Consorcio está reconduciendo el escenario descrito por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE), -órgano de control interno del sector público estatal-, que en su informe definitivo de auditoría operativa para el período 2013-2017 alertaba de graves deficiencias procedimentales  y debilidad económico-financiera.

La puesta en marcha desde verano de 2018 de un Plan de Saneamiento y Estabilidad y un nuevo manual de procedimiento con las recomendaciones descritas por la IGAE está viendo sus frutos en la mayoría de los indicadores de gestión citados. Por ello, en la actualidad el Consorcio se encuentra en la senda de optimizar sus recursos para servir al tejido empresarial y poder cumplir sus objetivos estatutarios de favorecer el desarrollo socioeconómico de la provincia, siempre bajo las premisas de que cualquier actuación que se acometa responda a una planificación estratégica, viabilidad técnica y solvencia económica.